Tamaño texto

Las cuatro principales tendencias en movilidad y logística

Interior de almacén inteligente

El Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi ha celebrado un encuentro en el que ha sentado las bases de lo que considera que son las principales premisas para la movilidad y el transporte del futuro. El evento ha reunido a medio centenar de representantes de empresas fabricantes, operadores de transporte, cargadores de mercancías, administraciones y desarrolladores de producto, servicios y tecnologías.

¿Cuál será la movilidad del futuro y qué demandará el mercado a las empresas del sector? Según el Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi, las tendencias se pueden resumir en cuatro.

Información: más datos

La tendencia más destacada es el uso masivo de datos para generar información de valor añadido que permita mejorar la gestión de procesos y servicios. Las empresas quieren conocer y actuar en tiempo real sobre la situación de su cadena de suministro integral, lo que supone generar y compartir información entre clientes, proveedores y los propios procesos internos. Este reto implica el desarrollo, evolución e implantación de tecnologías blockchain, internet de las cosas, big data y tomar medidas en ciberseguridad.

Automatización

Es otra de las tendencias identificadas, mediante la cual, las empresas esperan avanzar hacia almacenes, preparación de pedidos y sistemas de picking automáticos, autónomos e inteligentes. En cuanto a tecnología, el reto está asociado a los sistemas que desarrollan el vehículo conectado y autónomo.

Combustibles alternativos

Implicadas tanto las empresas de transporte de mercancías como de viajeros, el reto de la sostenibilidad implica evolucionar hacia el uso de vehículos menos contaminantes. Se impone el tránsito hacia el motor eléctrico (incluso en camiones), sin olvidar alternativas híbridas en combinación con otros sistemas de propulsión de bajas emisiones como el gas.

Pago con móvil

El pago tradicional, con dinero o mediante tarjeta de crédito, está dejando paso al pago con el teléfono móvil, lo que tendrá una especial repercusión en operadores de transporte, y requerirá de tecnologías de integración de datos, ciberseguridad, etc.