Tamaño texto

Toyota usa carretillas elevadoras de hidrógeno en su planta japonesa de Motomachi

Carretillas de pila de combustible

Con el objetivo de reducir el impacto medioambiental de las fábricas de producción, la marca automovilística Toyota comenzará a utilizar carretillas elevadoras con tecnología de pila de combustible en Toyoya City (Japón) en 2017, para llegar el próximo año a las 22 unidades y a las 180 en 2020.

Toyota Motor Corporation ha comenzado a utilizar dos carretillas elevadoras de pila de combustible de hidrógeno, fabricadas por Toyota Industries Corporation (filial del grupo). Las carretillas elevadoras, que utilizan hidrógeno para generar electricidad, tienen una capacidad de carga de 2,5 toneladas y ofrecen un buen rendimiento medioambiental, ya que no emiten CO2.

Gracias a su capacidad de suministrar electricidad, las carretillas elevadoras de pila de combustible pueden hacer las veces de fuente de alimentación en caso de emergencia. También resultan prácticas porque pueden repostarse en un tiempo aproximado de tres minutos.

Con el fin de reducir las emisiones de CO2 en sus fábricas, Toyota tiene pensado sustituir las carretillas elevadoras existentes por otras de pila de combustible. El proyecto comenzará en la planta de Motomachi, con dos unidades en 2017, a las que se unirán otras 20 en 2018. El objetivo es llegar a 170 o 180 unidades en 2020.

Desde el anuncio, en 2015, del Desafío Medioambiental Toyota 2050, la compañía ha estado desarrollando e implantando tecnologías que aprovechan la energía del hidrógeno, con el fin de utilizar esta fuente en sus plantas y poder hacer posible el tercer reto: cero emisiones de CO2 en sus fábricas.

Toyota trabaja de forma permanente para alcanzar su objetivo: planes para impulsar la adopción y uso de carretillas elevadoras de pila de combustilbe en otras plantas, además de la de Motomachi.

Guardar

Buscador de Noticias