Tamaño texto

Las 8 claves para reducir costes en logística

Costes logísticos

Conseguir ahorrar en costes logísticos es el objetivo principal de muchas empresas: la evaluación continua del gasto lleva a trabajar para lograr este fin. Pero la reducción de costes no significa supresión de servicios, sino cómo hacer más con menos.

Estos son los ocho consejos para reducir los costes en logística:

1.- Establecer objetivos y calendarios:

En el caso en que se maneje una amplia cadena de suministro, es preciso tener un mapa de cuándo ha de llegar cada pieza a su destino y contar con un proveedor que pueda cumplir nuestras necesidades.

2.- Implicar a toda la plantilla:

Tener un equipo involucrado con la empresa facilita que los empleados tomen la iniciativa. Además de señalar los problemas, ellos mismos promueven las mejores soluciones.

3.-Evaluar la demanda:

Las empresas de transporte ofrecen gran variedad de horarios de entrega. Saber del tiempo del que se dispone permite jugar con los volúmenes. La evolución de los últimos años está dirigida a la reducción de stocks mediante envíos más fraccionados, de menores dimensiones y con mayor frecuencia.

4.- Buscar un proveedor que se ajuste a las necesidades:

Una buena solución para asegurar que un proveedor cumple las expectativas deseadas es crear unos medidores de rendimiento y comprobarlo por uno mismo: puntualidad en las entregas, incidencias, etc.

5.- Aprovechar el espacio:

El diseño de embalajes y palets con la mente puesta en la optimización del transporte es una de las técnicas preferidas para optimizar costes

6.- Subcontratar:

Así se pasan muchos costes fijos a variables, dando más libertad económica a la empresa.

7.- La clave: el inventario:

Tener en cuenta, más que bajar el precio del transporte, otras variables como el servicio, la información, la trazabilidad, la atención personalizada, la capacidad de adaptación a las necesidades, etc.

8.-Ser alguien con quien a uno le gustaría trabajar:

 Cultivas una relación de confianza supone una victoria a la larga. Construir una relación sana con un proveedor en la que la comunicación de una incidencia sea el primer paso para que la solución sea más larga y el trastorno causado, menor.