Tamaño texto

Los cuatro retos que tiene la distribución de mercancías en la última milla

Flota de reparto urbano

El despeque de la venta en Internet en España y la multiplicación de las opciones de compra y entrega en el comercio físico sitúan a la logística en el punto de mira del sector del comercio, cada vez más preocupados por ganar eficacia y mejorar la calidad del servicio.

En los últimos años, el desarrollo tecnológico aplicado a la logística ha revolucionado el transporte, el almacenaje y el reaprovisionamiento de mercancías. La distribución en la última milla (conocida también como distribución capilar) es uno de los principales retos de la cadena de suministro.

Coordinar de forma adecuada proveedores, logística y distribución supone el mayor desafío para cumplir el objetivo de entregar los pedidos a tiempo y en el lugar requerido. Estos son los principales retos a los que se enfrentan las empresas de distribución de mercancías con respecto a la última milla:

  • Optimizar la planificación de las rutas de reparto: evitar puntos conflictivos por sus altos niveles de tráfico, buscar itinerarios más cortos y más rápidos, organizar con antelación recorridos, ajustar los trayectos y las órdenes de servicio en tiempo real a los cambios que se vayan produciendo, hacer coincidir varias entregas en la misma zona.
  • Aligerar la flota y agilizar los trámites: disponer de vehículos más ligeros y versátiles para moverse dentro de la ciudad, contar con dispositivos móviles que trasmitan la información sobre el estado del pedido en tiempo real, poner a disposición de los responsables de las entregas motos, coches eléctricos, apps específicas y dispositivos móviles más potentes.
  • Mejorar la comunicación entre las áreas implicadas: acciones complejas pero indispensables hoy en día (acceso en remoto a los inventarios, notificación de incidencias, búsqueda de alternativas, coordinación entre personal de almacén y repartidores) son posible con los sistemas de información más modernos.
  • Ofrecer métodos de entrega alternativos: puntos de conveniencia (estaciones de tren, oficinas de correos, gasolineras), método click&collect (comprar online y recoger en tienda) permiten optimizar las entregas sin resentir la experiencia de cliente y ofrecer valores diferenciales (cambios de fecha, hora y lugar de la entrega) para adaptarla a las necesidades de última hora.