Tamaño texto

Blackstone se hace con la logística de Gallastegui

Instalaciones Logísticas de Gallastegui

El mayor inversor en el sector inmobiliario español mueve ficha. Se trata de Blackstone, el gigante del capital riesgo, que acaba de hacerse con una cartera de activos logísticos repartida por cuatro de los puntos más importantes de España para este mercado: Madrid, Barcelona, Valencia y Guipúzcoa.

A través de Mileway, fondo especializado en última milla (nombre con el que se conoce a las instalaciones logísticas más próximas al punto de entrega), el gigante estadounidense ha comprado a Transportes Gallastegui sus instalaciones en estas cuatro provincias.

La cartera suma un total de 13.000 metros cuadrados de superficie bruta alquilable. Se especula con la posibilidad de que Blackstone habría pagado por ella unos 10 millones de euros, cifra que situaría la rentabilidad de esta operación, que ha estado asesorada por CBRE, en torno al 7%.

Desde hace más de un año, el sector logístico e industrial es el principal objeto de deseo de los inversores institucionales, interés que se ha disparado con la crisis del covid-19, ya que el auge del comercio electrónico, fenómeno que explicaba el interés que había hasta ahora por este nicho, se ha visto más que reforzado con la pandemia del coronavirus, acelerando así el cambio que estaban anticipando los fondos.

Transportes Gallastegui

El pasado año, Blackstone creó Mileway para contar con un vehículo especializado en última milla que le posicionara como referente y lo dotó con más de 9.000.000 de metros cuadrados de activos logísticos que había ido comprando, valorados en 8.000 millones de euros.

Dentro de esta cartera, están los activos de última milla que adquirió a Neinvera finales de 2018, cuando se hizo con el grueso de su logística por 300 millones, y la nave que compró al fondo Sandton Capital Partners en Dos Hermanas (Sevilla) la pasada primavera, según afirman fuentes del sector logístico.

Ahora, con la operación de Transportes Gallastegui, Mileway consolida su posición en el mercado de última milla español. En concreto, los cuatro activos que ha adquirido se encuentran en Pinto (Madrid), San Vicent del Hors (Barcelona), Ribarroja (Valencia) y Elgoibar (Guipúzcoa). En todos los casos, cada una de estas instalaciones logísticas cuenta con una superficie bruta alquilable de algo más de 3.000 metros cuadrados.

Asimismo, la empresa vasca ha firmado un acuerdo de 'sale & leaseback' por el cual se compromete a quedarse en régimen de alquiler durante un periodo de, al menos, ocho años, que podrían prorrogase.

 

Buscador de Noticias